Palabras en Ruta: Domingo VII de Pascua – 28 de Mayo

Galileos, ¿porqué permanecen mirando al cielo?

Juan Manuel Sayago

Si mirásemos desde fuera el Evangelio diríamos que el Señor al ascender nos abandonó. Pero sabemos que cada gesto y palabra suya están hechas y dirigidas para y por nosotros. Ya que tal cual, como una madre le enseña a su pequeño a comer haciéndolo ella misma. El niño la imita y come, porque la quiere y le cree. Así es Dios con nosotros: en su ascensión Él nos dice “tal cual como yo tú también estás llamado a ello”.

Sea cual sea nuestra historia de vida, fuimos creados para ser felices. La esperanza es nuestro horizonte, la alegría es nuestro sello y la fe es nuestra garantía. Ese anhelo de eternidad es lo que nos empuja a ser cada día mejores.

Alguno dirá: ¡pero es enajenación! el cristiano vive con los pies bien puestos en la tierra, pero con la mirada en el cielo.

Nuestra fe consiste en atrevernos a levantar la vista más allá de lo inmediato y prepararnos a la eternidad prometida. Nacimos para actuar. Y el Señor nos indica el modo: “Vayan y hagan discípulos, bauticenlos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; y enséñenles a guardar todo lo que les he mandado. Y sepan que yo estoy con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo».

Publicado por Juan Manuel Sayago

Psicólogo Clínico - Teólogo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: