Palabras en Ruta: 33 º Domingo del Tiempo Ordinario – 13 de Noviembre de 2016

¿Cuál es el Templo que es digno de admirar?

Juan Manuel Sayago

Frente a la fascinación de los discípulos por el Templo de Jerusalén, el Señor lo toma para resaltar algo más profundo e importante: que el verdadero templo a construir y admirar es nuestra propia vida siguiendo su ejemplo. Al creer en la resurrección nos proyectamos a la vida eterna. Y esta se comienza construir desde acá con las decisiones que vamos tomando en ella.

Pero ¿cómo? El Evangelio nos habla de las persecuciones y las dificultades del creyente. Ya que al buscar la coherencia con nuestra fe nos enfrentamos siempre a la moda: no hables de Dios en el trabajo, no le transmitas tu fe a tus hijos, esconde los signos que hablen del Señor, limítate a practicarla solo para ti…

O atreverse ir a contracorriente: dar testimonio de lo que Dios ha hecho en tu vida, compartir la alegría de su presencia en tu familia y dar gratis lo que has recibido gratis. Alguno dirá: pero no se hablar, no tengo formación, mi carácter no me acompaña. Pero la mejor predicación no es la que se hace con las palabras sino la que se manifiesta con nuestro modo vivir la fe.

Es difícil: ¡absolutamente! Pero son las cosas difíciles las que más valen. Y Dios nos sostendrá en el caminar.

Y así iremos construyendo un templo que no solo no podrá ser destruido sino que será digno de admirar: que es nuestra propia vida.

Publicado por Juan Manuel Sayago

Psicólogo Clínico - Teólogo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: