Palabras en Ruta: 31 º Domingo del Tiempo Ordinario – 30 de Octubre de 2016

Dejar entrar a Dios

Juan Manuel Sayago

Eso es lo que hizo Zaqueo en el Evangelio de hoy. Algo le faltaba, lo busco y lo encontró. Arrimado a un árbol para su sorpresa y la de muchos, el Señor quiso ir a su hogar. Y cuando este se vio reconocido, aceptado y amado, se produjo su conversión. El hombre viejo murió y el nuevo nació.

Y eso es un gran problema… ¿por qué? porque cuando Dios entra en tu vida, esta cambia radicalmente. Cambia tu modo de pensar, de sentir, de mirar, de decidir y de actuar. Él la convierte, la centra, la profundiza, le da vida. El dejar entrar a Dios en la vida significa que ya nada será igual.

Para Zaqueo significó volver a ser el hombre justo que había dejado de ser. Para mi ser cura, dejar de lado mis sueños y soñar con los de Él. Y ¿para ti?

Dios hoy no solo quiere solo entrar en tu casa sino en tu vida ¿que estás dispuesto a cambiar y a dejar?

¿Es tarde? no, nunca es tarde y nada es mucho.

 

Publicado por Juan Manuel Sayago

Psicólogo Clínico - Teólogo

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: